martes, 20 de diciembre de 2011

Al margen de la realidad, por Pablo Rodríguez Grez.



Al margen de la realidad,
por Pablo Rodríguez Grez.


Es curioso constatar que los dos grandes problemas que afectan a Chile en este momento (la educación y la institucionalidad política) se tratan y debaten al margen de la realidad histórica. Da la impresión de que los chilenos rehuimos asumir el pasado y reconocer los desencuentros que determinaron, en medida nada despreciable, el curso de nuestro destino.


Tras la política educacional -que movilizó a una parte significativa de la población- subyace un viejo conflicto que ha confrontado a la enseñanza pública con la enseñanza particular. Para comprender lo que señalo, conviene recordar que en 1872, bajo el gobierno de Errázuriz Zañartu, su ministro de Educación, don Abdón Cifuentes, dictó un decreto que autorizaba a los establecimientos de enseñanza privada a tomar exámenes en sus colegios y ante comisiones integradas por sus profesores. Contra este decreto se alzaron violentamente el historiador y académico de la Universidad de Chile don Miguel Luis Amunátegui y el rector del Instituto Nacional, don Diego Barros Arana, connotados liberales, y con ellos el alumnado de los establecimientos públicos. A tal punto llegó el conflicto, que la casa del ministro Cifuentes fue apedreada y, según crónicas de la época, asesinado un policía que custodiaba la residencia.


Estos enfrentamientos concluyeron con la exoneración del rector Barros Arana, la renuncia del ministro Cifuentes y la modificación del decreto que desató la guerra. La lucha entre la educación pública y la educación particular se arrastra desde entonces, no es nada nuevo, y seguirá manifestándose en el futuro de muchas maneras. Lo relevante, en esta discordia, es el debilitamiento del principio del "Estado docente", que tuvo, hasta no hace mucho tiempo, enorme importancia y contribuyó poderosamente a elevar los niveles culturales del país. Hoy, empero, no tiene la misma fuerza y ha sido sustituido por la "libertad de enseñanza", que compromete a todos los sectores de la sociedad en el desarrollo y perfeccionamiento del proceso educacional. Dígase lo que se quiera, pero lo cierto es que tras la movilización en pro de la gratuidad y calidad de la educación sigue pesando poderosamente el anhelo de ciertos sectores de jibarizar la educación particular y restringir la libertad de enseñanza.


Otro tanto puede decirse de nuestro régimen institucional. Se sostiene, con majadera insistencia y disciplinada uniformidad, que el gobierno militar destruyó la democracia e implantó un régimen autoritario y absolutista. La verdad histórica es diametralmente distinta. La democracia en Chile la destruyó un sector político que proclamaba el uso de la lucha armada como único camino para conquistar el poder. Entre 1970 y 1973 nuestro país sufrió una tentativa totalitaria que nos transformó en una especie de conejillo de Indias para politólogos, analistas e historiadores. Las FF.AA. y de Orden asumieron el poder cuando el mundo se debatía entre dos sistemas irreconciliables (Guerra Fría), con el compromiso específico de restaurar la democracia, generando las condiciones para que ella pudiera resistir nuevos embates. Podrá decirse que el tiempo empleado fue excesivo, que la resistencia y la subversión dieron paso a la violación de los derechos humanos, que los sacrificios no fueron compartidos en la misma medida. Todo ello puede ser efectivo, pero la promesa de restaurar la democracia se cumplió y el ejercicio de la soberanía se devolvió al pueblo, respetando el itinerario prefijado. De nada habría valido superar la crisis desatada en 1973, si no estaban dadas las condiciones mínimas para que el sistema democrático pudiera sustentarse y subsistir por sí mismo. Recuérdese la injerencia que entonces ejercían Cuba y la URSS en todas las naciones del continente.


De aquí la importancia de las grandes reformas realizadas durante el gobierno militar, ninguna de las cuales habría podido emprenderse en democracia, atendidas las circunstancias que entonces predominaban en el país y en el mundo.


La historia del siglo XX no comienza en Chile el año 1973.


Para analizar y resolver los dos grandes problemas que hoy motivan las protestas y las movilizaciones (educación e institucionalidad) es necesario reivindicar la verdad o, por lo menos, impedir que se imponga abusivamente un escenario que condiciona el pensamiento y la reflexión. No puede vivirse al margen de la realidad ni acomodar ésta a lo que propicia uno u otro sector. Hay que ventilar un ambiente saturado por las consignas, que desprecia la objetividad y prescinde de la historia.

martes, 13 de diciembre de 2011

En el 5° aniversario del fallecimiento del General Pinochet...

video

Aunque es una muestra más de como silencian a nuestra gente y minimizan nuestros actos mostrando escenas con escaso público, los noticiarios de los principales canales y medios de prensa escrita casi no informaron o simplemenete ignoraron este hecho, creemos que vale la pena revisar este video del homenaje que más de 300 personas le brindaron al General Augusto Pinochet en el 5° aniversario de su fallecimiento.

viernes, 23 de septiembre de 2011

“Dicen que lo prometido es deuda, salvo para la Moneda y su caterva”





Perjudiciales de Chile

Canto I
La escoria Suprema



Un juan dio un presente
A un milton por su empeño
Por salvar a un delincuente
A la corte llegó su dueño.



De delincuentes esta formada
La mitad de la suprema
Toda esa camada
De ideología roja extrema



Una sala penal en cada dictamen,
Parece no conocer la Razón
No aprobaron el examen
Sobre la prevaricación



ballesteros, dolmestch, muñoz, brito
Y otros son los criminales
Que inventan a diario un delito
Para atacar a los militares



Pobres de los honestos
Y los que cumplen las leyes
Los jueces no son justos
Solo patanes que se creen reyes



Espero que sean ciertos
Los augures al molestar al León
Los supremos son tuertos
Terminarán colgando en un panteón



Mientras están felices
Inventando delitos y pesares
Abriendo sus rojas fauces
Recibiendo oro, diplomas y collares



Nombrados todos ellos
Por el padrino y la inútil
Vaya bolsa de grillos
Esperar justicia es fútil



La ley les importa menos
Igual la Constitución
Solo quieren bolsillos llenos
Esperando su coima y pensión



Pobres de los honestos
Y los que cumplen las leyes
Los jueces no son justos
Solo patanes que se creen reyes



Perjudiciales de Chile

Canto II
La ilustre mierda


¿Quién voto por los usías?
Yo nunca hice una espera
Tal vez salieron en loterías
Por eso su moral de ramera



Si una victima ante un juez
Expone sus lamentos
Es probable que en su pequeñez
Ignore sus tormentos



Si un delincuente ante un juez
Expone sus planteamientos
Es un hecho que en su estupidez
Le da fin al procesamiento



Si a tu familia la atracan
No esperes de un juez justicia
Carabineros a los delincuentes pescan
Y el inútil los libera con impudicia.



Pobres de los honestos
Y los que cumplen las leyes
Los jueces no son justos
Solo patanes que se creen reyes



Contentos los violadores
Alegres los cogoteros
Sentados en sus curules
Están sus mismos compañeros



Los jueces no aceptan fotos
Ni otra evidencia dada
Solo interesa a estos pelientos
Oír su voz en la sala





Los buenos abogados
A la empresa y libres van a trabajar
La malos, tramposos y renegados
Como jueces parecen terminar



Hay de Usted, hay de nosotros
Si inocentes, en sus redes caemos
Seguro que como los Cataros
En la próxima hoguera ardemos



Pobres de los honestos
Y los que cumplen las leyes
Los jueces no son justos

Solo patanes que se creen reyes





N de la R: es autor nos dice que pronto saldrá el tercer canto, en el que con similar ironía se despelleja a las clase política. en el que se dará una especial repasada al par de mentirosos de la Moneda, ahora con estos tipejos, ofrece cerrar con otro sentido homenaje a toda nuestra miserable, pútrida, traicionera, ladrona, corrupta, inmoral, mentirosa, etc. clase de mal paridos políticos.



Si creen que un amigo se pude reír un momento con estas líneas, pues envíeselas, que no soy egoísta si creo que el post me sale interesante, y opino este lo es.







Tomado de la página Aullidos de Perros

http://aullidosdeperros.blogspot.com/



viernes, 9 de septiembre de 2011

Viva Chile, viva el 11 de septiembre....




En la persona del General Augusto Pinochet Ugarte
saludamos a todos los chilenos y chilenas que
fueron abusados por una unidad popular que trató
de someternos por el hambre, a esas mujeres que
dieron una dura lucha contra la tiranía que trato de
imponernos el allendismo, a los gremios que lo
arriesgaron todo por evitar que en Chile se instaurara
un régimen como del de los Castro en Cuba.



Queremos hacer extensivo este saludo extensivo a
aquellos pequeños comerciantes, camioneros,
estudiantes, campesinos, profesionales, a los
estudiantes, a las fuerzas vivas de la nación que con
entereza defendieron las libertades que nos legaron

los

fundadores de nuestra Patria y se enfrentaron con las ilegalidades usadas desde La Moneda para intentar doblegarnos.




También saludamos a aquellos brigadistas que arriesgaron
sus vidas para oponerse a la destrucción de nuestra
institucionalidad, a esos millones que fueron perseguidos
por tener ideas diferentes a las que trataba de imponer
la minoría audaz que por medio del engaño logró que la democracia
cristiana les creyera el compromiso de respetar la Constitución
y les apoyara en el Congreso pleno, tras la firma de un pacto
al que Allende no le daba el valor del papel en que estaba
escrito.


Aprovechamos de honrar también a aquellos soldados que el 11 de septiembre de 1973 acudieron al llamado de la Patria, y por cierto de la mayoría del pueblo, para poner fin el miserable proyecto con que se destruyó nuestra economía, la unidad de nuestra Nación, a la que se llenó de odiosidades, quebró la convivencia social y nos intentó convertir en los hermanos menores de la Unión de las Republicas Socialistas Soviéticas.




Recordamos en las personas de los miembros de la Junta de Gobierno, encabezada por Pinochet, que debió enfrentar una difícil reconstrucción del país que había sido asolado por la barbarie roja que intentó sojuzgarnos, a la vez que trabajaba por lograr el desarrollo que permitiera al país progresar y por ese camino satisfacer las necesidades populares, además de la reinstitucionalización del sistema democrático que había sido quebrantados.




No podemos terminar estas palabras sin rendir un homenaje
a esos hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas y de Orden
que sacrificando su tranquilidad y la de sus familias debieron
enfrentar la subversión gatillada desde el exterior, a las víctimas
inocentes de una guerra civil sorda y a quienes ofrendaron sus vidas
enfrentado la brutal agresión de que fue objeto en país con
guerrillas entrenadas y financiadas desde el extranjero.




Terminamos este homenaje recordando a esa enorme cantidad
de Oficiales, Suboficiales y soldados, que cumpliendo con su deber
lucharon contra la barbarie que atacaba desde las sombras y
que hoy son objeto de una miserable venganza que les tiene
recluidos en las mazmorras creadas por la concertación para
llevar a cabo su vendetta contra quienes les impidieron
instalar su siniestra dictadura del proletariado en nuestro
territorio.




Gracias a todos los hombres y mujeres de este terruño,
Chile fue, es y será un país de libertad, que ejemplarmente,
y de una manera inédita en el mundo, derrotaron al
totalitarismo, y cumplida la misión encargada por el pueblo,
hicieron una transición impecable y volvieron a sus
cuarteles entregando el poder a aquellos que, de acuerdo a la
Constitución dictada, fueron escogidos por la ciudadanía para
conducir el nuevo periodo democrático.



miércoles, 7 de septiembre de 2011

11 de septiembre, entre la alegría y la tristeza....


11 de septiembre, entre la alegría y la tristeza....

Para los que vivimos los mil días de Allende y fuimos rehenes del intento liberticida en que se involucró la izquierda chilena, manejada y financiada desde el extranjero, los que sufrimos los rigores de un racionamiento con el que trataron de doblegar nuestras ideas, para quienes fuimos virulentamente atacados y para quienes el “oficialismo” hacía claros llamados a que se les asesinara, para los que amamos a nuestra Patria y para quienes nos opusimos a las bandas armadas dirigidas desde La Moneda, el 11 de septiembre es una fecha de celebraciones.


Sin duda celebramos que no se alcanzó a instalar en nuestro país una tiranía similar a la de los Castro en Cuba, tampoco alcanzaron a poner el practica las asambleas constituyentes para eternizarse en el poder, el repudio ciudadano les impidió poner en funcionamiento la ENU, no tuvieron la oportunidad de cumplir su amenaza vociferante de mandara al paredón a quienes calificaban de momios, y, aunque dejaron el país en la miseria, económicamente hablando, como social y políticamente, que después con sacrificio debimos reconstruir todos los chilenos.


A pesar de la felicidad de haber impedido los macabros destinos que nos trataban de imponer desde Moscú, y de tener la felicidad de tener un país reconstruido por el Gobierno Militar, no podemos dejar de sentir tristeza por los centenares de hombres y mujeres que murieron enfrentado al terrorismo homicida que almas enfermas trajeron al país, o de inocentes que fueron dañado de por vida como resultado de arteros ataques hechos con la cobardía del anonimato y del actuar en las sombras, así como, tampoco podemos olvidar a aquellos que por combatir la lacra terrorista hoy están prisioneros por la miserable vendetta roja.


Sin duda alguna festejaremos esta fecha señera en que los Uniformados de las Fuerzas Armadas y de Orden, escuchando el clamor popular pusieron fin al nefasto experimento social-comunista, que dejo como resultado una patria arrasada, pero, teniendo en la mente a esa enorme cantidad de los nuestros que cayeron en la lucha por la libertad, y que para los Gobernantes parecen no existir, y esa enorme cantidad de Oficiales, Suboficiales o simples soldados, que llenan las mazmorras que construyó la concertación para vengarse de aquellos que les impidieron concretar sus designios.


Brindaremos por nuestros triunfantes soldados que en el campo de batalla debieron enfrentar a una legión de extremistas, extranjeros y chilenos, que bien apertrechados por sus patrones extranjeros dieron más lucha de la que muchos se imaginan, pero sin duda alguna esa alegría tendrá como contra partida el recuerdo de nuestros mártires olvidados y el amargo sabor de tener a los nuestros tras las infamantes rejas levantadas por los que destruyeron el país para vengarse de aquellos que lo levantaron y le devolvieron la dignidad de una institucionalidad y democracia modernas.



Create Your Custom Message

lunes, 22 de agosto de 2011

Trigésimo octavo aniversario de nuestra Segunda Independencia Nacional.

Para leer la invitación, pinchele y se ampliará


Trigésimo octavo aniversario de nuestra

Segunda Independencia Nacional.



Al ver lo que está pasando en el país, la anarquía y el empoderamiento de la delincuencia, la ineficiencia de un estado archi-millonario, se agiganta la obra del Gobierno Militar, que con escasos recursos reconstruyó el país, que había sido arrasado por el allendismo, y posteriormente, dotado de una Constitución eficiente y moderna, nos devolvió, cumpliendo su palabra un sistema democrático restaurado.


Este 11 de septiembre, día que hemos festejado durante 38 años, tenemos sentimientos encontrados, por un lado la alegría de la fecha que conmemoramos, con el recuerdo de la recuperación de nuestra libertades secuestradas por la unidad popular, pero también con el sentimiento de tristeza por los centenares de uniformados procesados y encarcelados por haber defendido los valores inalienables de nuestra Patria.


Por un motivo practico, el 11 cae día domingo, el festejo central lo haremos con un almuerzo de camaradería en el Círculo de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Armadas, en Alameda Bernardo O´Higgins 1452 a las 13 horas del sábado 10, oportunidad en la que condecoraremos a personalidades como la Diputado María Angélica Cristi, el General de Carabineros Rodolfo Stange, al Capitán (r) Augusto Pinochet Molina, entre otras personalidades.


El lugar no permite la participación de más de 500 personas, pero, para los miles de agradecidos que no podrán asistir por la limitación de los cupos a esta celebración de nuestra Segunda Independencia, el acto será transmitido en vivo por el canal de televisión en Internet que inauguremos ese día, lo que permitirá que millones de personas nos puedan acompañar en este acto patriótico.



martes, 16 de agosto de 2011

Hace 38 años, un día como hoy.

Hace 38 años, un día como hoy.


Nos acercamos a septiembre, ya comenzamos a ver nuestro pabellón nacional engalanando autos, buses y camiones, además de las casas, las emisoras empiezan tímidamente a incluir música de nuestro folclore, los volantines ya están engalanando los cielos de nuestra patria, se siente en el ambiente que despierta la chilenidad.


Hace 38 años, en esta misma fecha, el ambiente no era el mismo. Los chilenos veían un futuro negro, las denigrantes colas tenían a los chilenos haciendo filas durante gran parte del día para obtener algún alimento para sus hijos, las bandas armadas asolaban el país, la legalidad había sido largamente sobrepasada desde La Moneda.


Ya el pueblo había perdido las esperanzas, por más que les tiraban trigo y maíz a la Fuerzas Armadas estas se resistían a salirse de esa legalidad que era pisoteada por Allende y sus seguidores, de lo que dan cuenta los acuerdos del Congreso, de la Justicia y la Contraloría General de la República, nos encaminábamos a una tiranía roja.


El mandatario de la época anunciaba que quedaba pan para un par de días, la inflación se comía las remuneraciones apenas se recibían, el mercado negro enriquecía a los amigos del régimen, las izquierdas publicitaban que no querían una guerra civil, pero se armaban para ella y cerraban todas las puertas al diálogo.


La industria y el campo habían sido destruidos con intervenciones ilegales que terminaron con la producción, la educación estaba totalmente trastocada, la siembra de odiosidades era una de las pocas actividades que marchaba a full time, en solo tres años habían transformado a los adversarios en enemigos a eliminar.


Las pandillas armadas ilegales, muchas de ellas dependientes de los partidos que apoyaban a Allende, aunque como defensa la oposición también había creado las propias, eran una bofetada a la cara de los chilenos, caracterizados por ser sumamente legalistas, nos conducían a un enfrentamiento fratricida que se veía como inminente.


Hace 38 años los partidos que formaban la CODE, confederación democrática, democracias cristiana, democracia radical y nacionales, además de una inmensa mayoría del país clamaban porque los militares pusieran fin al nefasto proyecto socialista que había destruido al país y la convivencia ciudadana.


En las permanentes manifestaciones del oficialismo se pedía paredón para los momios y fascistas, manera de la que se motejaba a los opositores, a los que se les negaba hasta la posibilidad de conseguir alimentos, cuya distribución estaba en manos del Gobierno de Allende y que la distribuía entre sus amigos por medio de tarjetas de racionamiento de las JAP.


La desesperanza había hecho presa de los chilenos, la visita de cerca de un mes del chacal caribeño Fidel Castro había polarizado completamente a nuestra sociedad entre aquellos que pretendían instalar un sistema como el que todavía hoy oprime a Cuba y aquellos que defendían con todas sus fuerzas nuestras libertades.



Algunas fotos para los desmemoriados:

Infamante tarjeta JAP con la
que el allendismo trató de
controlarnos por el estómago.

Inmensas filas que debiamos
hacer los chilenos para conseguir
algo de comida para nuestros hijos.
Allende saliendo de La Moneda custodiado
por los GAP, banda armada creada por el
Manadatario.
Molesta visita del Chacal caribeño, Fidel
Castro destinada a instruir a sus compañeros,
durante un mes indigno al pueblo.